foto de Adriano Espaillat

El Congresista Adriano Espaillat y la historia de Dominicanos y Colombianos en NY

Por Elizabeth Mora-Mass.

foto de Adriano Espaillat
Adriano Espaillat Congresista dominicano de EEUU

New York. “No te imaginas la que te perdiste. Fue muy emocionante ver a (Adriano Espaillat) tomar el juramento. Para mi, era como si yo hubiera llegado también al Congreso de EE.UU.”, comentó María Mena una amiga dominicana.

Creo que muchas personas hemos sentido lo mismo. Por más de 25 años hemos visto a Adriano, como a él le gusta que lo llamen, luchar por su comunidad al tiempo que sigue ascendiendo en su carrera política.

Lo conocí a principios de los años 90, cuando el luchaba por un cargo en el Alto Manhattan dentro del partido Demócrata. En Queens, el Congresista Joe Crowley, abría las puertas para que dos comunidades, los coreanos y los colombianos también entraran en la política. El colombiano William Salgado atendió el llamado.

Adriano vino a hacer una coalición con otros dominicanos para ayudarse mutuamente en la política. La elecciones primarias serían la base de la colaboración de dominicanos y colombianos.

Pero no todos los colombianos estaban de acuerdo con las aspiraciones de William Salgado. La manzana de la discordia era el control del Centro Cívico Colombiano, en ese momento, la más reconocida organización colombiana del área.

Al mismo tiempo los grupos encabezados por Rafael Castelar y William Salgado, estaban en una pugna feroz por la presidencia de la entidad.

A la sazón Castelar presidía el CCC y Salgado lo demandó, obligándolo a dejar la presidencia. Doce miembros fueron expulsados como lo ordenaban los estatutos de la entidad por  tratar de impedir la celebración del festival de la Independencia de Colombia en el parque de Flushing.

foto de Adriano Espaillat
Adriano Espaillat hace historia al convertirse en el primer congresista dominicano de EEUU

Salgado que presidía el Club Panamericano Demócrata de Queens y también el CCC, lanzó su candidatura para la Asamblea Estatal de New York, frente a Iván Lafayette, una Asambleísta Estadounidense.

Hay fue Troya dentro de la comunidad colombiana. Al grupo de ataque de Castelar se unieron otros grupos de colombianos encabezados por Jairo Casas, un conocido médico y Orlando Tobón, en ese momento el hombre al que acudían todos los colombianos con problemas. Yendo de casa en casa hicieron una dura campaña a favor de Lafayette y en contra de William Salgado, quien perdió las elecciones.

En contraste, la gran mayoría de los líderes dominicanos, acompañaron a Adriano en sus aspiraciones políticas. Personas vinculadas a la agrupación Alianza Dominicana, fueron fundamentales en el triunfo de Espaillat.

Es de anotar que Rafael Lantigua, el líder de la Alianza Dominicana, vino en los años 80’s a conocer el Centro Cívico Colombiano en Queens, con el fin de hacer una organización similar en el Alto Manhattan para los dominicanos.

Las dos instituciones hoy día, nos pueden dar una idea de las dos comunidades. La Alianza Dominicana es una respetable organización de la cual hacen parte cerca de 250 mil personas. La Alianza les da cuidado médico y dental. Dictan clases de inglés, de computación y de ciudadanía. Es una enorme entidad cívica que fortalece a la comunidad dominicana para su empoderamiento dentro del Estado de Nueva York.

En cuanto al Centro Cívico Colombiano en este momento está compuesto por 18 socios y su radio de acción se limita a organizar fiestas semanales, de las cuales dicen las malas lenguas, viven algunos de sus directivos. El festival Colombiano del Parque de Flushing quedó en el olvido y los colombianos no tienen a ningún líder en ningún cargo que sea por elección popular.

Los dominicanos ya tienen su propio congresista en Espaillat. Han elegido a varios senadores, asambleístas y concejales en Nueva York.

Esa es la historia de las dos comunidades.

Deja un comentario