foto de receta

La Dieta, la Biblia, mi Abuela y la Diabetes

Por Elizabeth Mora-Mass.

New York. Nada tan rico como comer. Sólo 100 calorías diarias le añaden al cuerpo 10 lbs. por año. Es el primer paso para ser gordo_gorda y lo más grave convertirse en pre-diabético.

En este momento tanto como el 65% de todos los estadounidenses tienen problemas de sobre[eso, o son obesos de verdad, mientras que 28 millones sufren de diabetes.

La diabetes es una enfermedad terrible. Cuando yo era niña la esposa de uno de mis tíos la sufría. Mi abuela le puso la “Dieta de la Biblia” y mejoró mucho. Tal como lo hacía Jesús, en esta dieta solo se come frutas, vegetales (casi siempre crudos), una gran cantidad de ello vegetales verdes, pescado asado, un pequeña copa de vino rojo y mucha agua.

La diabetes aparece cuando el cuerpo pierde toda su habilidad para usar toda el azúcar que viene de los alimentos. La diabetes se caracteriza por tener altos niveles de azúcar (glucosa) en el organismo. Esta es la diabetes tipo dos, padecida por el 90% de los pacientes que la sufren, debido a la sobreproducción de azúcar, casi siempre causada por el exceso de calorías consumidas.

Hay otra diabetes, la tipo uno que es la incapacidad del páncreas para producir insulina y las personas deben inyectarse la hormona diaria. Las células beta del páncreas producen la hormona de la insulina. Esta insulina es enviada al torrente sanguíneo en respuesta a la cantidad de azúcar que presente en el cuerpo humano.

foto de Ensaladas
Ensaladas

La glucosa es la molécula fundamental que le da energía a nuestro cuerpo. La insulina actúa como un mecanismo de control en el organismo permitiendo que el cuerpo humano funcione en máxima eficiencia. La insulina es la llave que abre la puerta para que cada célula reciba la cantidad de azúcar apropiada para su funcionamiento. Más información científica sobre en: www.diabetes.org

Mi abuela nos obligaba a tomar todos los días té de habichuelas verdes si hacía frío o jugo de apio si hacía calor.

En su casa sólo se usaba miel de abejas para endulzar las bebidas y también nos controlaba las frutas. Solamente nos permitía comer helados los domingos y el límite para las galletas eran dos.

“coman todos los vegetales verdes que quieran, así nunca van a tener diabetes, decía mi abuela. Nosotros nos reíamos pero hoy día comentamos que tenía toda la razón.

Como no había manera de medir el azúcar la esposa de tío iba al solar a orinar. Si las hormigas venían al sitio de la horina, mi abuela de inmediato la ponía en una dieta estricta a base de jugo de apio con perejil, con ensalada de berros, para el desayuno, coles verdes, lechuga, cebolla morada y tomates. Para el almuerzo era una porción pequeña de frijoles con ensalada de apio, aguacate y cebolla morada, mezclada con una cucharadita de limón, otra de aceite olivas y un poquito de sal. A las cuatro de la tarde volvía a comer ensalada de col y a las seis de la tarde se comía una rebanada de pan integral con té de habichuelas verde (green veans).

Antes de acostarse, se comía media manzana verde y una infusión de eucalipto. Con esta dieta, varias personas salieron de un coma diabético.

Espero les sirva. Feliz Año 2017.

Deja un comentario