foto de mario y nyquist

Mario Gutiérrez sigue pensando en la triple corona y ganar Belmont Stakes Park New York

Por Elizabeth Mora-Mass

foto de mario
Mario Guriérrez

New York. Aunque Mario Gutiérrez no está en su mejor momento, sigue pensando en la triple ganar Triple Corona y el Belmont Estakes, una carrera que le ha sido esquiva.

“Al caballo no lo dejaron correr. Se merecía el descanso. Pero yo sigo en la lucha”, dijo Gutiérrez refiriéndose a Nyquist, el caballo con el cual ganara el Derby de Kentucky este año y que perdiera el Preakness Stakes, al llegar de tercer. Luego el caballo fue retirado y no participó en el Belmont Stakes.

En 2012, El veracruzano ganó el Derby de Kentucky y el Preakness Stakes, como jinete del caballo I’ll Have Anhother. Pero al caballo también se lo retiraron horas antes de la carrera, debido a una lesión.

“Cuando vi a los otros caballos en la puerta de salida me dieron ganas de agarrar a I’ll Have Anhother y llevarlo a la pista”, comenta Gutiérrez con un dejo de tristeza.

El jinete acepta que entró en una gran depresión, al punto de irse a Canadá.

Pero como no hay mal que por bien no venga allí conoció a Rebecca, hoy su esposa, consejera y chef. La pareja está esperando su primer hijo, el cual será un varoncito según comentan los amigos de Gutiérrez.

foto de mario y esposa
Mario Gutiérrez y su esposa Rebecca

Rebecca, le consiguió un psicólogo y un dietista para que lo ayudara. Debido a que la depresión y la ansiedad lo ponían a comer mucho.

Es que en el mundo de los jockeys, la comida es como la de las modelas, vegetales, frutas y proteínas, debido a que ellos TAMPOCO pueden subir de peso. “Ya que un jockey que pese más de 120 lbs. está gordo”, comenta Raul Muñoz, un joven que entrena los caballos por la mañana.

Con el psicólogo y la dieta, Gutiérrez volvió a su mejor forma y así fue como este año ganó el Derby de Kentucky. Pero sus sueños de obtener la triple corona de nuevo se esfumaron.

“Yo sigo pensando en la triple corona y en ganarme este Belmont Stakes, una carrera que me ha sido tan esquiva. Espero lograrlo algún día dice el jinete de 28 años.

Deja un comentario