Foto de droga

La lucha antidrogas

Política fallida vs. supercarteles – Parte I

Por Elizabeth Mora-Mass

Foto del logo ONU
Sede de las Naciones Unidas

Naciones Unidas, NY. Aunque los mandatarios de México, Colombia y Guatemala, los países que convocaron a esta segunda Cumbre Antidrogas, en forma oficial solicitaron un cambio en la manera de enfrentar la lucha contra el narcotráfico.

Fot de Peña Nieto
Enrique Peña Nieto en la ONU

Sin embargo, todo indica que no van a haber cambios dramáticos en la política antidrogas a nivel mundial, por la oposición de Estados Unidos, Rusia y China, tres de los cinco países con derecho a veto en el seno del Consejo de Seguridad.

Mientras tanto,  los países productores, de tránsito y consumidores enfrentan a los nuevos supercarteles. Y los implicados—incluyendo a docenas de mandatarios del plena—dicen en voz baja que ese es el nuevo gran desafío de los Estados Soberanos.

“La guerra contra las drogas no ha logrado inhibir la producción, el tráfico, ni el consumo de drogas en el mundo”, afirmó Enrique Peña Nieto, presidente de México, ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

Foto del presidente
Juan Manuel Santos, Presidente de Colombia

“Nosotros no estamos por la legalización, pero si opinamos que necesitamos un enfoque diferente”, expresó Juan Manuel Santos, presidente de Colombia.

“La lucha es muy cara porque hay mucho dinero, hay naves aéreas, hay naves marítimas”, dijo Jimmy Morales, presidente de Guatemala.

Foto de Jimmy Morales
Jimmy Morales, presidente de Guatemala

“Tenemos que aceptar que necesitamos un cambio. En voz baja, todo el mundo acepta que el presente sistema no funciona. Es una política fallida. Es necesario hacer cambios y nuevas metas”, comentó Fernando Henrique Cardoso, expresidentes de Brasil, ahora director de la Comisión Global Sobre Política de Drogas.

Según César Gaviria, expresidentes de Colombia, “el régimen mundial de control a las drogas no sirve. Necesitamos una conversación abierta sobre la reforma mundial a la política contra las drogas”.

A voz en coro, los dignatarios latinoamericanos reconocen que sus países están pagando un alto precio por el tráfico de drogas y la política de enfrentar el problema a sangre y fuego.

“Los miles de muertos de México, Colombia y las naciones centroamericanas son el resultado de la política prohibitiva que ha sido impuesta por Washington como única alternativa para el problema del narcotráfico”, sostuvo Coletta Youngers, analista de WOLA, una ONG especializada en temas latinoamericanos.

Deja un comentario