foto de Carlos

Diez mil dólares vale la vida de un trabajador inmigrante e indocumentado

Por Elizabeth Mora-Mass

New York. De poco sirvió el esfuerzo de la fiscalía de Manhattan, dirigida por el fiscal Cyrus Vance.

Ni tampoco que la empresa Arco Construction fuera encontrada culpable, lo mismo que su capataz Alfonso Prestia.

foto del juez Kirke Bartley
Kirke Bartley, juez de la Suprema Corte

Para el juez Kirke Bartley de la Suprema Corte de Nueva York, la vida de Carlos Moncayo, muerto a los 22 años por la falta de seguridad de la constructora Arco y su capataz Prestia, fue avaluada en diez mil dólares.

La familia de Moncayo presente durante todo el juicio no quiso emitir declaraciones.

“Es un burla a la clase trabajadora y a la familia Moncayo. Ahora la constructora está segura de que no necesita tomar ninguna medida de seguridad, pues la vida de un trabajador vale diez mil dólares”, dijo Omar Enriquez de Nalon, una entidad de jornaleros que agrupa 50 organizaciones en 21 estados de la Unión Americana.

La familia Moncayo va a demandar en la corte civil.

El juez dijo que la ley sólo ordenaba pagar esa cantidad.

Por su parte el abogado de Arco dijo que se limitarán a cumplir lo ordenado por el juez.

Deja un comentario