Foto de los candidatos

A morder la Gran Manzana – Parte I

Por Elizabeth Mora-Mass

 

New York. La lucha es a muerte. En Nueva York se definen las cinco candidaturas. El 19 de abril, Hillary Clinton y Donald Trump tienen que demostrar con votos que le ganan a Bernie Sanders, a Ted Cruz y a John Kasich, quien se va consolidando  como el gallo tapado de los republicanos.

foto de New York

Hija adoptiva de Nueva York, Hillary Clinton se la juega toda. En el momento, tiene un itinerario de tiempo completo que incluye los cinco condados de la ciudad de Nueva York, Long Island,  así como pueblos claves en el estado de Nueva York. Se ha comprometido a crear una Oficina de Asuntos de Inmigración, la cual dependerá directamente de la Casa Blanca.

Su público lo componen básicamente mujeres mayores de 35 años, muchas acompañadas de sus hijas y sus nietas; personas blancas, mayores de 45 años, demócratas registrados y montones de afroamericanos, que esperan que su vida mejore un poco.

Entre estos últimos se destacan las madres de una docenas de jóvenes negros asesinados en incidentes con policías locales, quienes se han convertido en su mejor arma para mantener su liderazgo dentro de la comunidad afroamericana de la nación. Sin el voto negro, ningún demócrata puede ganar el estado de NY.

Sin embargo, los mayores electores de Hillary—como la llaman aquí—son los grandes jerarcas demócratas, encabezados por los senadores Charles Schumer y Kristen Gillibrand; el gobernador Andrew Cuomo y su gabinete; el alcalde Bill de Blasio y su gabinete; casi todos los asambleístas y senadores estatales, así como los concejales. Y una gran mayoría de burócratas.

La suya es una campaña aburrida, llena de frases de cajón, que dice que habrá cambios, pero con mucha precaución. Pregona la inclusión, el respeto para todos.

Sanders llena Washington Square.

NYC Washington Square ParkPero para Hillary, el gran desafío hasta el martes será opacar con votos la imponente manifestación de Sanders, realizada en la noche de este miércoles, a la cual asistieron 11.500 manifestantes, según informó la policía, ante quienes Sanders denunció una y otra vez los lazos de Hillary con Wall Street y América Corporada.

Era gente joven en su gran mayoría, centenares de universitarios de ambos sexos que vinieron a escuchar a Sanders, “porque el Bern (quemadura) se siente”.

Sanders, nacido en Brooklyn, se está tomando a Nueva York por asalto. Su mensaje exigiendo “un futuro para creer en él”, según el lema de su campaña, es una denuncia constante contra Wall Street, América Corporada y los ricachones—porque no pagan los impuestos que deberían pagar.

Es una campaña llena de optimismo que asegura que es el pueblo con su voto, el que puede hacer la gran revolución. Exige que se trate a todos los habitantes de la nación sean iguales. Proclama educación superior y cuidado de salud gratuitos. Recibir a los refugiados del Medio Oriente.

Deja un comentario