foto Miles de estudiantes y maestros marcharon en contra de las armas en todo el país

Estudiantes: ¡A la carga contra las armas!

Por Elizabeth Mora-Mass en Nueva York, Editor Miguel Sarmiento

foto Estudiantes de Florida se manifiestan en Washington
Estudiantes de Florida se manifiestan en Washington – Foto AFP

Mientras ‘La Marcha en Washington’ sigue tomando auge, en Nueva York la controversia echa humo por lado y lado. !Qué debates! Intensos e inacabables. Por estos días, son miles los estudiantes indignados que se toman las calles de uno a otro lado de los Estados Unidos, exigiendo cambios decisivos a las leyes de armas en el país para poder ir a las escuelas a estudiar sin miedo de morir acribillados.

Van vestidos con prendas anaranjadas y elevando globos del mismo color, que han designado como el color oficial para honrar a los caídos. Los alumnos de más de tres mil escuelas primarias y secundarias y de algunas universidades, van portando pancartas que dicen “nunca jamás”, “ni uno más”, “nuestros padres votan hoy, nosotros votaremos mañana”, “Trump francotirador número uno”.

La juventud de hoy, a la que muchos han denominado “Generación Obama”, está haciendo una revolución pacífica, como la que hicieran en los años sesenta para lograr un cambio social basado en los derechos humanos, según aseguran analistas e historiadores estadounidenses.

Desde el 14 de Febrero del 2018, en el Día del Amor, cuando ocurrió la última masacre en una escuela en los Estados Unidos, esta vez en la escuela de la Florida Marjorie Stoneman Douglas (MDS por sus siglas en inglés. Siglas que identifican a las marchas) estos apasionados jóvenes protestan para que la venta libre de armas y accesorios se prohíban.

Trombas de ellos, pregonan a los cuatro vientos que el presidente Donald Trump y los republicanos están más interesados en los dineros que reciben de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) que en la seguridad de los estudiantes en las escuelas de la nación.

En encuentros comunitarios y reuniones locales, los jovencitos afirman que en la Unión Americana no hay un plan de logística para proteger a los estudiantes de un ataque de un enfermo mental, armado hasta los dientes, con equipo militar semiautomático. Aseguran que tampoco hay una ley que obligue al FBI, a los alguaciles y a los cuerpos de policía a leer los informes que les envían sobre individuos peligrosos, lo que consideran deben corregirse de inmediato.

Los estudiantes también exigen que las autoridades hagan cumplir los requisitos y restricciones existentes para la venta de armas letales, y, piden que se organicen comités locales para responder a ataques en las escuelas.

Tragedia y liderazgo

foto de Estudiantes marchan en Nueva York en contra de las armas
Estudiantes marchan en Nueva York en contra de las armas

Aunque desde 1999, cuando ocurrió la masacre en la escuela Colombine, más de 150 mil estudiantes que asistían a más de 170 escuelas primarias y secundarias han sido testigos de por lo menos una matanza en sus colegios y, nada paso, simplemente el repudio y el llanto frente a las cámaras para que todo siguiera igual.

Desde la masacre en el colegio Marjorie Stoneman Douglas, hace poco más de tres semanas, han sucedido otras tres balaceras en escuelas alrededor del país. 

Sin embargo, desde la masacre en la escuela Douglas en la Florida, ha habido un cambio. Los estudiantes alzaron sus voces.

En medio de lágrimas y dolor surgieron los jóvenes líderes que hoy vemos en las pantallas de la televisión, escuchamos en la radio y leemos en la prensa. Para el fin de semana de la masacre, había nacido un movimiento fuerte e inquebrantable que está llamando las cosas por su nombre y ha puesto contra la pared a la Casa Blanca, al Congreso, a las asambleas, a la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés) y a los cuerpos de seguridad del país.

“A ellos (los congresistas) sólo les interesa la NRA”, vociferan los adolescentes en toda la nación. En los consejos comunales y conversatorios de los pueblos de Long Island, los adolescentes reclaman por qué si la NRA tienen cinco millones de miembros qué les da el poder de imponerles sus reglas a 325 millones de estadounidenses.

Los chicos, rechazan que la NRA, que es el 1.5%, imponga la tiranía de las armas al resto de la población que no las quiere.

A su vez en la Florida los estudiantes acusan a los políticos de ser sumisos corderos del NRA a cambio de un puñado de dólares para sus campañas políticas.

La Terronera de la Segunda Enmienda

foto de la multitud
Multitudes acompañaron a los estudiantes en su protesta en contra de las armas en todo EEUU

En debates comunitarios se puede ver la profunda división que hay en Estados Unidos en referencia a las armas de fuego. Son encuentros formidables donde los viejos parroquianos que viven a lado y lado se enfrentan unos a favor, otros en contra de la Segunda Enmienda.

“Nos quieren quitar nuestro derecho a tener armas. Los demócratas están usando a nuestros hijos para hacerlo sin que nos demos cuenta”, aseguró Joseph Marrumgill en un encuentro comunitario en el Condado de Suffolk en Long Island.

¿Cuándo se irán a dar cuenta los republicanos que ellos son los que están siendo manipulados por la NRA? A la NRA le interesa un bledo la Constitución; a ellos lo que les interesa es vender armas y afiliaciones”, aseveró Barbara Haymes.

“Lo que la NRA busca es el poder político y por eso manipula a los republicanos quienes como perritos falderos acceden a llevarles todos sus caprichos y hacer que Marcos Rubio y Paul Ryan salgan a defenderlos con el cuento de la Segunda Enmienda”, anotó John Garey, en un debate en la escuela secundaria de Huntington.

“¿Cambiarían su voto los numerosos políticos que reciben dineros de la NRA, si uno de sus hijos o nietos fuera víctima de un tiroteo escolar?”, preguntó Maureen King, en el mismo encuentro comunitario.

“La falla es de nosotros. «¿Por qué la NRA habla de la Segunda Enmienda que permite el porte de armas, pero no de la Tercera Enmienda que prohíbe que las sedes de las escuelas, iglesias y hospitales sean ocupadas por personal armado?”, explicaba Mike; quien se presentó  como un ex-policía y guardia de seguridad de una escuela secundaria.

foto de estudiantes "No disparar"
Don’t Shoot – No disparar

Si bien el ex agente de la policía y guardia de seguridad de una escuela secundaria, tiene un punto, confunde la Tercera Enmienda de la Constitución con la opinión de la mayoría de los jueces que votaron 5-4 en el histórico caso del Distrito de Columbia v. Heller, escrita por Antonin Scalía, el más conservador de los jueces.

En el 2008, Scalía escribió a nombre de la mayoría de de los jueces en el tribunal que favorecieron el presunto derecho de un individuo para portar armas. Si bien la decisión, cayó como un baldado de agua fría entre los liberales, por el momento aclaró algunas dudas en general; en particular sobre si la frase «milicia bien regulada» que contiene el texto de  la Segunda Enmienda significa que las personas tienen derecho a un arma, única y exclusivamente si son parte de dicho grupo o si tienen ese derecho individual sin tener que pertenecer a una “milicia bien organizada”; a la vez, dejó muchas preguntas sin responder.

El fallo 5-4 y en la opinión de Scalía, afirma que es un derecho individual… Por ahora.

En su opinión Scalía dice que la Constitución autoriza poseer un arma y usarla en casa para protección personal.

La decisión del Distrito de Columbia v. Heller sigue siendo importante, no sólo porque dejó pendientes muchas preguntas, sino porque no tuvo en cuenta el uso de armas semiautomáticas como el rifle AR-15, que se ha convertido en el arma de preferencia  de los asesinos en las masacres.

Scalia también dejó abiertos varios espacios, espacios que ahora tendrán que llenar los jueces de la actual o futuras Cortes Supremas de Justicia. Por ejemplo, Scalía escribió en su decisión, que el que el derecho a portar armas no es ilimitado.

«Nada en nuestra opinión debe poner en duda la duradera prohibición sobre la posesión de armas en manos de delincuentes y enfermos mentales, o leyes que prohíban el porte de armas en lugares susceptibles como lo son las escuelas y edificios gubernamentales; o leyes que imponen condiciones y calificaciones para la venta comercial de armas», escribió Scalía.

Y agrega, “no es un derecho para portar y mantener cualquier tipo de arma que sea, de la manera que sea, ni para los fines que sean”.

Así pues que, por el momento la Corte Suprema de Justicia le ha dejado al proceso político y legislativo el problema sobre la definición del tipo de armas que cubre o no la Segunda Enmienda y en qué lugar los cubre y bajo qué condiciones los cubre.

En cuánto a la Tercera Enmienda, ésta trata única y exclusivamente con el derecho a la privacidad de los ciudadanos en sus casas en tiempos de paz o de guerra.

Cuando se escribió la Tercera Enmienda, se hizo pensando en las consecuencias de la Guerra de Independencia, cuando los soldados ingleses tenían pleno derecho a quedarse en cualquier casa que quisieran y tomar de ellas lo que bien les pareciera, estuvieran en guerra o en tiempos de paz.

Para evitar que esto pudiera volver a suceder, la Tercera limita el refugio que un ciudadano tenga que darle a un soldado en tiempos de guerra, a la vez que elimina tal deber en tiempos de paz.

Las instituciones están fallando   

Según Mike, el verdadero problema que hay que empezar a investigar y a solucionar es la falla de las autoridades para intervenir a tiempo en varias de las tragedias. “El FBI, la oficina del aguacil, la policía y el bienestar familiar le fallaron a la comunidad en la tragedia de la Florida. No investigaron los informes que recibieron y no atendieron a los problemas que presentaba el muchacho. La fuerza aérea de los Estados Unidos falló en la masacre de Texas. La madre del adolescente que protagonizó la masacre de Connecticut, nunca guardó las armas bajo control, ni llevó a su hijo al siquiatra. En todos los casos había pistas pero nadie les hizo seguimiento. Ahora, muy pocos de los milenios (los jóvenes entre 20 y 30 años) que manejan las computadoras no les gusta leer. Eso es un gran problema para la agencias de policía local y para el FBI. A los milenios sólo les gusta jugar y escribir frasesitas de 20 palabras. No informes de muchachos con problemas mentales. Eso sí que es un problema que tenemos que enfrentar porque nos incumbe a todos”, sostuvo Mike.

Los menores y la compra y posesión de rifles en los Estados Unidos

foto de Estudiantes marchan en Nueva York en contra de las armas
Estudiantes marchan en Nueva York en contra de las armas

De acuerdo con el ex oficial Mike, en todo el estado de Nueva York, con excepción de la ciudad de Nueva York, es posible comprar un rifle de cacería a la edad de 16 años. “Sólo se necesitan 10 dólares para obtener la licencia y una identificación que puede ser el mismo carnet escolar. Con 240 dólares adicionales, un muchacho puede comprar en Internet “los adornos” que convierten su rifle en un R15”, explicó el ex oficial refiriéndose al rifle que se ha convertido en el favorito de los asesinos para causar tanto daño y muertes como les sea posible.

“Como país le hemos fallado a nuestros hijos. Esto no tuvo que haber pasado. En un aeropuerto no se puede entrar con una botella de agua pero dejamos que semejante animal entre a una escuela a disparar a nuestros hijos. Esto no es justo”, repite como una plegaria Andrew Pollack cuya hija fue una de las víctimas mortales en la escuela Douglas.

De igual manera, en los pueblos de Estados Unidos los habitantes debaten si su país, que tiene un 5% de la población mundial posee el 31% de todas las armas de largo alcance en el mundo en manos privadas y, un 48% de los estadounidenses posee un arma de fuego registrada.

Por tal motivo, en la reunión comunitaria de la iglesia del Condado de Suffolk a la cual asistieron líderes religiosos de todas las creencias. Ellos hicieron un llamado al control de armas, pero no hubo consenso a lo que hay que hacer, siendo el hecho de armar a los maestros la idea más controvertida.

Según el centro legal Gifford

Edad mínima para posesión de armas: Sujeto a excepciones limitadas*, la ley federal prohíbe la posesión de una pistola o munición para pistolas, por cualquier persona menor de 18 años.

Sin embargo, la ley federal no establece una edad mínima para la posesión de rifles o de municiones para esos rifles.

  • Excepciones: la ley federal establece excepciones para la transferencia y posesión temporal de pistolas y munición para pistolas para actividades específicas, que incluyen entre otras, fines de empleo, cría en granjas, agricultura y prácticas de tiro y caza.
  • Cualquier persona sin licencia puede vender, entregar o de cualquier forma transferir un rifle o la munición para rifles a personas de cualquier edad.

Leyes estatales y edad para posesión y/o compra de rifles:

NY: 16 años de edad.

Minnesota: 14 años (con certificado de seguridad de armas de fuego), de lo contrario 16 años

Alaska: 16 años (con el consentimiento de los padres)

Massachusetts: 15 años (con el consentimiento de los padres)

Si usted quiere participar en la “Marcha por Nuestras Vidas”, puede acompañar a los estudiantes en los siguientes lugares:

Según la publicación en línea TheCut.com, “La marcha principal tendrá lugar en Washington, D.C., el sábado 24 de marzo al mediodía, a sólo unas cuadras del Capitolio en la venida Pensilvania (ver el mapa de la ruta de marzo aquí). Asimismo, habrá marchas solidarias en la Ciudad de Nueva York, Boston, Los Ángeles, Chicago, Miami, San Francisco, Dallas, Boise, West Palm Beach, Liverpool, Inglaterra; y, cientos de otras ciudades alrededor del mundo. Actualmente, hay planeados más de 800 eventos de “March for Our Lives” en todo el mundo.

Deja un comentario